miércoles, 8 de mayo de 2013

Ascaridiasis. Ocasional pero con consecuencias graves sobre la producción.

Por: Bernardo Mejía Arango. M.V.Z.  M.Sc.
Fotografías e imágenes: Bernardo Mejía Arango, M.V.Z.  M.Sc. Protegidas por derechos de autor.
                                       Cualquier uso o reproducción debe tener autorización previa.
Créditos: Necropsias: bernardo Mejía Arango, M.V.Z.  M.Sc.; Luis Buitrago M., M.V.Z.; Juan S. Alvear A., M.V.Z.

Encontrar casos de infestación con Ascaridia  en aves comerciales (Sobretodo ponedoras) en nuestro medio no es raro, no obstante la evolución  y tecnificación de los sistemas de explotación.

Imagen No. 1 Ponedoras de 35 semanas de edad procedentes de una granja de 215.000 aves (Granja en piso) de las cuales  se reportan 12.230 con cabeza hinchada, razón por la cual se remitió una muestra de cinco aves al Laboratorio de Diagnóstico, para examen de necropsia y complementarios. Se reportan  1.257 aves muertas. El Médico Veterinario remitente informa que se han eliminando 500 aves por presentar adelgazamiento progresivo, inproductividad y mal estado general. Al practicarse la necropsia, se observó además del proceso infeccioso de "cabeza hinchada", un alto grado de parasitismo por Ascaridia.


Los áscaris son parásitos metazoarios pertenecientes al Filum  nematodos (Gusanos redondos), Clase Secernentea, Orden Ascaridida, Familia Ascariidae, de la cual nos interesa, en el caso de las aves comerciales el Género Ascaridia y la Especie  galli.

Los Ascaris parasitan   casi todas las especies domésticas tanto de mamíferos como de aves; y desde luego las aves comerciales  en las cuales puede llegar a convertirse en un problema sanitario cuando no se tiene el suficiente cuidado o  vigilancia permanente en cuanto al estado sanitario intestinal. Puede llegar a ser un problema sanitario en aves comerciales que  tienen periodos de vida suficientemente largos como para permitir que  se complete el ciclo de vida de los parásitos. Es por esta razón por la que en el pollo de engorde no se registran casos de campo, mejor dicho casos de granja,  a diferencia de  los pollos de engorde criados  en explotaciones caseras los cuales pueden llegar a vivir períodos de tiempo suficientes como para desarrollar la parasitosis. De esta manera, los casos de ascaridiasis se  producen más que todos en ponedoras y reproductoras.

Imagen No. 2  Ponedoras de 46 semanas de edad procedentes de una granja en piso de 20.000 aves. Las cinco aves  que figuran en la fotografía de la izquierda fueron remitidas al Laboratorio de Diagnóstico para examen de necropsia y complementarios por presentar problemas respiratorios (Estertores, dificultad respiratoria) y bajo consumo de alimento. Independientemente de la enfermedad respiratoria y su etiología, se encontró parasitismo por Ascaridia al realizar la necropsia. Los hallazgos de parasitismo intestinal por Ascaris  pueden obedecer a un descuido en las granjas en el sentido de una vigilancia permanente para la detección de huevos de estos parásitos en la materia fecal.


Ascaridia galli vive en el intestino de las aves donde efectúan la oviposición; los huevos llegan al exterior  con las heces; dentro de los huevos embrionados, en el exterior y dependiendo de las condiciones de humedad y temperatura, se desarrollan las larvas infestantes para lo cual se reportan  12 días cuando la temperatura es de 33°C, condicion  común en nuestras explotaciones avícolas. De esta manera, el  ciclo de vida de estos nematodos es directo pero existen vectores mecánicos como las lombrices de tierra las cuales pueden ingerir  huevos  embrionados o larvas, actuando como vectores mecánicos: cuando las aves ingieren la  lombriz  infestada con Ascaridia (Huevos o larvas), se desarrolla en ellas el estado parasitario cuando las larvas o los huevos se liberan en el intestino de las aves.

Aunque  los huevos de Ascaris pueden llegar  a través del agua  o los alimentos; en nuestro medio, en instalaciones avícolas en jaulas, donde las aves no tienen contacto con lombrices de tierra, se han registrado casos de parasitismo con Ascaridia, desde luego no son extensos como cuando las aves están en pisos en tierra y aún en cemento. Algunos Médicos Veterinarios  consideran que  además de ser vehiculizados por el agua, moscas  domésticas podrían actuar como vectores mecánicos y esta sería otra de las explicaciones  por las cuales ocasionalmente se  encuentran aves tenidas en jaulas, con parasitismo intestinal   con Ascaridia.

Imagen No. 3 Las fotografías corresponden a ponedoras comerciales de 42 semanas de edad,  de una granja (En piso) de 150.000 aves. Varias aves fueron enviadas al Laboratorio de Diagnóstico por presentar sintomatología de tipo respiratorio y baja producción de huevos. No obstante que no dice el número de aves muertas, el Médico Veterinario remitente indica que la mortalidad es alta. Igualmente no reporta la morbilidad. En las cinco aves remitidas para diagnóstico por necropsia y exámenes complementarios, se encontró un severo estado de parasitismo por Ascaridia, como se puede apreciar en las fotografías del centro y de la derecha.


Cualquiera que sea la procedencia, los  huevos de  Ascaris liberan las larvas en lumen intestinal en donde permanecen unos 10 días, allí realizan  una primera muda; penetran luego  en la mucosa intestinal donde permanecen alrededor de dos semanas, allí realizan dos mudas; regresan  luego al lumen intestinal  donde llegan a  la etapa de adultos en un período que puede llegar a ser de entre 40 y 55 día, de acuerdo con los parasitólogos, desde que se inició la infestación.  Las larvas de los adultos (Sexualmente maduros) se consideran infestantes.

De acuerdo con los estudiosos del tema, el daño principal lo causan los parásitos cuando están incrustados dentro de la mucosa intestinal (Donde realizan dos mudas); esto es entendible debido a la interferencia con los procesos  de  absorción intestinal; debido al mismo estado invasivo, se pueden producir hemorragias e inflamación de la mucosa; cuando los estados de parasitosis son masivos, se  observa diarrea e inclusive anemia en las aves afectadas; es por eso que los Médicos Veterinarios de campo reportan decaimiento, anergia e inclusive falta de apetito en las aves afectadas, mal estado de las plumas y mal estado de los apéndices cefálicos: las crestas y barbillas se observan retraídas y pálidas.

Imagen No. 4.  Las aves que se muestran en la fotografía de la izquierda tienen 49 semanas de edad y  fueron remitidas de una granja de 20.000. Los galpones o casetas  están en piso; en el protocolo de remisión de muestras se informa que en la granja se observan aves con crestas "amoratadas" y cianóticas,  se observan animales con bajo peso y que a la necropsia se encontró ovoperitonitis. Además de las lesiones inflamatorias en cavidad toracoabdominal, al realizar la necropsia en el Laboratorio de Diagnóstico, se encontraron  las aves parasitadas con Ascaridia, como se aprecia en las fotografías del centro y de la derecha.


Los adultos de Ascaridia, los cuales viven en el lumen intestinal, igualmente pueden causar daño a las aves parasitadas: liberan toxinas que  favorecen la anemia  y la presentación de trastornos nerviosos. El rendimiento  en la postura se ve afectado.
Las aves jóvenes son más susceptibles,  más aún cuando la dieta tiene deficiencias en nutrientes. La presentación de ascaridiasis en aves adultas está ligada a la “resistencia” que  pueden desarrollar, la cual seguramente debe estar relacionada con la raza.
La literatura describe los áscaris del género Ascaridia como los más grandes nematodos (Parásitos redondos) de las aves,  de color beige semitransparente,  cubiertos de una cutícula proteinácea, estriada transversalmente con dimorfismo sexual.

Se ha sugerido que la infestación con Ascaridia, podría inducir la formación de anticuerpos que serían transmitidos a la siguiente generación de aves, a través de los huevos, aunque la información al respecto indica que el parásito tiene mecanismos para evadir el sistema inmunológico.

En las explotaciones avícolas, sobretodo de ponedoras y aún de reproductoras en el área de trabajo, no son raras las infestaciones con Ascaridia; predominantemente se presentan en aves  en galpones o casetas en piso; hemos registrado casos en aves enjauladas, probablemente  se trate de casos individuales en la explotación avícola en conjunto.

Imagen No. 5.  Aves ponedoras de 110 semanas de edad (La historia no lo menciona, pero  muy seguramente  tuvieron replume). La granja (Galpones o casetas en piso) a la que pertenecen estas aves tiene 12.500 aves de las cuales se reportan 6.300 enfermas:  el Médico Veterinario remitente dice que las aves mueren repentinamente. El profesional no reporta en el protocolo de remisión de muestras el estado de decaimiento (El cual es evidente en la fotografía de la izquierda). A la necropsia se observó peritonitis a partir de la cual se asiló Eschericchia coli. Independientemente de la peritonitis, se observó un estado severo de parasitismo con Ascaridia (Fotografía de la derecha) en las aves remitidas al Laboratorio, el cual no había sido observado en condiciones de campo.


La entrada en vigor de una nueva normativa europea en 2012 que obliga a eliminar la cría de las gallinas en jaulas va a mejorar la calidad de vida de estos animales, pero también le ha dado trabajo a los científicos especialistas del campo de la parasitología, ya que mantener las gallinas en el suelo, como en las granjas tradicionales, supone incrementar el riesgo de infestaciones entre ellas las infestaciones con Ascaridia.